Avisos legales | Mapa del sitio | Agregar a Favoritos | Ir a
 
 

Amanecer

Fotografía de D. Miguel Salcedo

Antonio Ortega Serrano, es un ejemplo de vitalidad desbordante. Esta característica le sirve de motor a su personalidad y ello le determina un constante impulso centrífugo verdaderamente extraordinario.

Despues de estas sentidas palabras, de mi queridísimo amigo, en vida y despues de su muerte, deseo insertar su fotografía, así como su dedicatoria que encontramos en la primera página de su libro "La Mezquita, Catedral de Córdoba" con estas cariñosas palabras, que demuestran la grandeza de este hombre que fue todo bondad: "A Antonio Ortega Serrano, ilustre cronista de Hornachuelos, paladín de culturas, modelo de amistad. Y a Lola, su esposa. Con respeto, cariño y admiración. Firmado y rubricado. Córdoba, 9-X-2003. ¡Querido Miguel, descansa en la Paz del Señor, que yo siempre te llevaré en mi corazón!.

Nuestro aludido nace en Hornachuelos (Córdoba) el 21 de septiembre de 1933, y después de cursar estudios primarios hasta el grado superior y pasar por Maestría Industrial, Técnica Comercial y Dirección de Empresas, asomó su obsesiva curiosidad al campo infinito de la historia así como al de la Literatura, de igual magnitud.

Su asombrosa capacidad de laboreo le permitió abarcarlo todo y compaginarlo a la perfección: para él, una nueva actividad sólo es entendida como descanso de la anterior. Así pues permitirse el desarrollo de su multiplicidad creadora.

C:Dedicatoria de M. Salcedo

Antonio Ortega Serrano, por su infatigable manera de buen hacer, ha llevado a cabo una dilatada obra de escritor, sin repetir sus puntos de mira. De su pasión y acción han surgido “El Jardín Soñado” (Poesía y Narrativa); “El Bosque Encantado” (Cuento Infantil); “Leonidas León Rey”, “La Realidad de un Deseo” (Historia novelada); “Abderramán y Azahara” (Novela histórica); “La Mezquita Paso a Paso” (Historia de la construcción de la Mezquita); “Paseos por Sierra Morena” (Estudio histórico descriptivo y canto a la Naturaleza); “Córdoba de la Nueva Andalucía” (Fundación de la ciudad Córdoba de Argentina, por don Jerónimo Luis de Cabrera); “Aforismos, Proverbios y Sentencias” (Recopilación del saber popular); “El Amor venció al Linaje” (Historia novelada, inspirada en un suceso ocurrido en la Córdoba del siglo XVIII); Paseos por Sierra Morena II HORNACHUELOS Tierra de Santos Lugares., etcétera...

Su constante buen hacer lo va manifestando mientras cumple con sus habituales colaboraciones: “Revista Cultural y de Información de la Villa de Hornachuelos”, Semana Santa de Hornachuelos”, “Wallada”, “Diario Córdoba”, “ABC Córdoba”, “Aires de Córdoba”, Córdoba en Mayo”, “Nuevo LP”, “San Rafael”, “Finaga” y en la revista del Colegio Oficial de Agentes Comerciales de la Provincia de Córdoba.

Su abundosa tarea ha sido seguida por diversas instituciones y, como contraprestación justísima, estudiada y, en cierto modo, espiritualmente gratificada.

Certifican mis últimos párrafos las siguientes distinciones y ocupaciones: Cronista Oficial de la Villa de Hornachuelos y, en su consecuencia, miembro de la Asociación Española y Provincial Cordobesa de Cronistas Oficiales; del Ateneo de Córdoba; secretario de la Asociación Literaria Wallada; Pregonero de la Ermitas de Córdoba, Presidente fundador de la Asociación de Amigos de la Real Academia de Córdoba y de la Asociación Internacional de Clubes de Leones, y otras muchas concesiones meritorias, que estamparlas aquí nos llevaría a una prolija enumeración, a la cual renuncio para entrar enseguida en la antesala o preámbulo de este libro “Amanecer”, que hoy inicia su andadura.

“Amanecer”, subrayada con el dictado de “Antología Poética” por su propio autor, es una colección de versos afectivos, que se pliegan irremediablemente a las impresiones o personales vivencias del versificador.

Estas características le proporcionan a las composiciones indelebles matices autobiográficos, ya que parten de profundas situaciones reales.

Vivencias que, al expresarse, se van agudizando hasta convertirse en flechas de amor para sus dos Córdobas: la española y la de Argentina. Por eso, los versos iniciales, -con los que se establece la apertura- están dedicados a Mharta Laura Oyola, Presidenta de “Escritores Cordobeses Argentinos”, que es la que verdaderamente da principio a la obra, mediante emotiva composición, de la que separo un revelador fragmento:

“De tu Córdoba a mi Córdoba,
 llegaste en pos de tu lira; 
la magia de tu palabra 
rimó la historia en tus sílabas; 
unió la voz de tu España 
a nuestra voz de Argentina”.

Antonio Ortega responde a Marhta Laura con cinco sentidas estrofas empleando versos de arte mayor en romance, métrica poco frecuente en la totalidad de la obra.

Después viene que hay que recordar a García Lorca, porque resulta que Antonio, Córdoba se le quiebra en chorros: Cristo de los Faroles, San Rafael Arcángel, Ibn Zaidum, Calleja de las Flores, Aquella Córdoba Lejana; de mi Córdoba a otra Córdoba, etcétera...

Seguidamente le grita su sangre en el corazón y fluyen las composiciones a su esposa, a la hermana que Dios recogió, a la madre, a su primer nieto Manuel, a sus nietecitas Celia y Lola, a sus hijas, etcétera...

Siguen las composiciones intercalando la emoción con la descripción; a su pueblo natal, Hornachuelos; la Iglesia, torre campanas; Nuestra Señora Reina de los Ángeles –de tantas evocaciones románticas- con sus devociones y romerías.

Siguen los versos acudiendo a las páginas, con prodigalidad asombrosa, que no rehúsa en hacer frente a todos los temas vitales que se le pueden presentar.

Después viene que hay que recordar a García Lorca, porque resulta que Antonio, Córdoba se le quiebra en chorros: Cristo de los Faroles, San Rafael Arcángel, Ibn Zaidum, Calleja de las Flores, Aquella Córdoba Lejana; de mi Córdoba a otra Córdoba, etcétera...

Seguidamente le grita su sangre en el corazón y fluyen las composiciones a su esposa, a la hermana que Dios recogió, a la madre, a su primer nieto Manuel, a sus nietecitas Celia y Lola, a sus hijas, etcétera...

Siguen las composiciones intercalando la emoción con la descripción; a su pueblo natal, Hornachuelos; la Iglesia, torre campanas; Nuestra Señora Reina de los Ángeles –de tantas evocaciones románticas- con sus devociones y romerías.

Siguen los versos acudiendo a las páginas, con prodigalidad asombrosa, que no rehúsa en hacer frente a todos los temas vitales que se le pueden presentar.

Pero la responsabilidad de mi anuncio del libro, al que considero como una vibrante diana floreada, tan acorde con la extremada vivacidad del autor, me obliga a filiarlo. Y, para ello, nada mejor que unos versos de la colección, que acaso sean los más incisivos para estimarlos como definitorios. Son los cuatro primeros de un romance de veinte, que se titula “Poesía”:

“Para mí la poesía es vida 
y el verso pasión, encuentro, 
si unimos estos vocablos 
es amor y sentimiento...”

Creo que ha llegado el momento de acercarme al punto final y que no debo demorar el hecho de que pueda saborearse este “Amanecer” que la poderosa voluntad artística y literaria de Antonio Ortega Serrano ha puesto en nuestras manos. Ritmo y rima tradicionales y populares han ejercido de urdimbre en el telar. Deseo para los lectores la emoción y el divertimento que se merece una expresión poética tan tradicional como profundamente salida del corazón.

Ilmo. Sr. Miguel Salcedo Hierro;  Cronista Oficial de Córdoba (España)

 


Volver
Contacto
 
Antonio Ortega Serrano
Avda. Carlos III, 3 6ºD
14014 Córdoba · España
Teléfono 957 25 41 05
Correos electrónicos de contacto
info@antonioortegaserrano.com
Copyright Antonio Ortega Serrano
Diseña y desarrolla Xperimenta eConsulting
XHTML/CSS2 válido